La Religión del Baloncesto

No creo en ningún dios conocido. Es más, hasta que no se presente y me diga quién es y a qué se dedica, seguiré manteniendo esta postura. De una forma o de otra, todos los días hay alusiones a su persona, ya sea en edificios, expresiones e incluso en los insultos más desgastados por la gente que padece incontinencia verbal.
¿Y cómo hablo de religión en un artículo dedicado en exclusiva al deporte del balón encestado?